Logo
Imprimir esta página

Las franquicias sin local

Las franquicias sin local

Las franquicias sin local son todas aquellas franquicias en las que los franquiciados pueden desarrollar su actividad sin necesidad de contar con un establecimiento para la atención o prestación de servicios o venta de productos a sus clientes.

Esta categoría de franquicia ha tenido un importante auge en los últimos tiempos debido a la importante demanda del mercado para la creación de negocios con las siguientes notas:

1. Autoempleo, que permitan al nuevo empresario emplearse, dirigir y gestionar su propio negocio.

2. Baja inversión,ya que a la hora de establecer un negocio, el desembolso más importante suele ser el establecimiento del local donde se desarrollará, la compra, el alquiler, los seguros, suministros, las fianzas, el mobiliario, el mantenimiento y, sin duda, el personal necesario para atenderlo, suponen un importante coste inicial y mensual.

El hecho de poder diseñar un negocio que no necesite de local supone una gran ventaja competitiva y facilita mucha el inicio de la actividad al emprendedor.

En el sector de la franquicia actual es habitual la coexistencia de distintas líneas de modelos de franquicias pudiendo optar el franquiciado por la posibilidad de franquiciar el negocio mediante un local franquiciado o sin él. A priori, todo parecen ventajas al estudiar este modelo de franquicias, sin embargo, como todo sistema tiene sus limitaciones y desventajas, entre otras objeciones conviene tener presente las siguientes:

  • 1. Confianza, la existencia de un local proporciona al cliente una sensación de garantía, de que la empresa “existe”, es tangible y siempre puede acudir personalmente a su sede y tratar cualquier tema o reclamación. Esta objeción se puede superar con el respaldo de la Central Franquiciadora, que cederá su imagen, su valor de marca y sus estructuras administrativas para el contacto con los clientes.
  • 2. Equipos de trabajo, uno de los activos de todo franquiciado, de toda empresa, es el personal que lo forma. Si bien es cierto que, los trabajadores suponen un coste para la empresa, también son su fuerza productiva. Reunir o coordinar un equipo de trabajo sin un establecimiento permanente y habilitado para ello puede limitar este aspecto para la productividad de la empresa.

De igual modo es cierto que siempre se pueden arrendar salas de juntas en centros de negocios y similares que nos permitirán solucionar este punto a un reducido coste.

Artículos relacionados (por etiqueta)

Lo último de Invertir en Franquicias

Diseño web - Agencia comunicación :iusComunicacion.com ©Todos los derechos reservados > Consultoras Franquicia Abogados : Grupoius.com - Asesorias de Empresas : iusQuality.com